Cómo viví 6 meses sin mi hija

Alguna vez os he contado en el blog que cuando tuvimos a la pequeña no teníamos ni donde caernos muertos. Yo había empezado a trabajar solo dos meses antes y con un contrato de media jornada, cobrando algo más de 400 euros. Esto no nos permitía poder irnos a vivir juntos así que estuvimos por separado hasta que la suerte cambio. Esto fue 6 meses, desde el 31 de marzo hasta el 1 de octubre (hace poco hemos hecho un año viviendo juntos). Fueron 6 meses duros y en este post os contaré como viví esta experiencia.



Yo vivía con mis padres y ella con su madre y su abuela en la casa de esta última. Tengo que decir que ambas casas estarán a 5-10 minutos andando y podía ir fácilmente allí. Yo trabajaba de 9 a 2 y las tardes las solía pasar allí, cuando no subía ella a casa en el coche y con la peque. Yo por aquel entonces aún iba al gimnasio pero pronto lo abandoné ya que el tiempo que tenía lo quería emplear viéndolas a ellas Así que pasaba las tardes allí y me volvía sobre las 8-9 para ducharme, cenar y dormir.

La rutina se partía los fines de semana ya que ellas venían a pasarlo por completo, hasta el domingo. Es la única época en la que he odiado los domingos y es que se me hacía muy duro verlas salir por la puerta sabiendo que hasta dentro de una semana no podría volver a estar compartiendo con ellas 24 horas sobre 24 horas. Sin embargo, era lo que había y tenía que aprender a vivir con ello, aunque era una tarea imposible. Mi única meta era buscar otra cosa con la que complementar la media jornada y empezar a buscar una casa para los tres. Estuvimos casi al borde de cometer la locura de buscar algo de alquiler e intentar vivir con los 470 euros que ganaba por aquel entonces. Finalmente ganó la cordura y entre que no encontrábamos nada más barato de 350 euros y que lo pensamos en frío todo se aparcó. De nuevo las ansias hicieron aparición en mi vida y casi la liamos por no esperar un poco más.

Es muy duro saber que te estás perdiendo los primeros días de vida de tu hija, que te puedes perder su primera carcajada, su primer "ajo" o que, simplemente, no puedes decir que tu pequeña no te deja dormir. Su mamá me contaba que daba mala noche que había dormido poco y yo, en mi mente, me castigaba por no poder estar ahí y ayudar más, sin embargo estaba en la comodidad de mi casa sin escuchar un solo ruido. Los días se hacían eternos y yo simplemente pensaba en que fuera viernes para tenerlas conmigo. El viernes no era una excusa para mi para dormir más, sino el momento de dormir menos y poder estar con la chiquitita.

Dentro de lo que cabe fui afortunado, esos 6 meses pudieron ser muchos más de no haber tenido la suerte meses antes de encontrar el que ha sido mi trabajo hasta el mes pasado. La media jornada se convirtió en una completa y el sueldo casi se duplicó. Vino nuestra primera etapa de alquiler hasta que a final de año nos compramos la que actualmente es nuestra casa, y que aún nos queda mucho por pagar. Ahora al menos tengo ese alivio, no tenemos una gran hipoteca y podremos seguir pagándola con el paro, así que nadie más nos podrá volver a separar. Ya no sentiré más esa impotencia de tener que estar lejos cuando debería de estar cerca, de querer hacer más de lo que hacía para ser yo el que se encargara de mi niña al completo.

Ahora los 3 somos 1, una familia de las de verdad, de las que comparten techo y su día a día. Ahora somos la familia que siempre soñé y que espero ampliar

19 comentarios:

  1. Yo, soy la contraria a tí. Yo soy la que vivió con ella siempre pero lejos de tí. También se me hacía cuesta arriba no tenerte a mi lado en cada momento, tu apoyo, tu comprensión y tu ayuda. En el embarazo la implicación del padre es importantísima y tú siempre que podías estabas. Por suerte eso acabó y ahora estamos juntos, las 24 horas del día, ahora somo una familia, la nuestra, la que siempre quisimos formar y la que aumentaremos. Eres el pilar fundamental de esta familia y nosotras sin tí ni queremos ni sabemos estar. Valeria y yo te amamos papá!

    ResponderEliminar
  2. Vaya, deja sin palabras. Una sensación parecida tuve cuando empecé a dejar a la peque en la guardería, ella pasaba allí 7 horas. Y siempre estaba con la duda de que me perdía. Pero es lo que había, el salario tenía que entrar en casa, así que al final poco a poco lo superas.
    Gran post.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Sin duda es una pena que por motivos económicos tengamos que perdernos los primeros meses, años, de vida de nuestros bebés. Un beso!

      Eliminar
  3. Pocos padres son tan responsables como tú. Y se lo duro que es querer y no poder por el dinero. Os deseo toda la suerte del mundo, familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un asco que el dinero lo mueva todo en esta sociedad en la que vivimos... Gracias por el cumplido y los ánimos, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Qué duro. Nosotros ahora hemos tenido que tomar una dura decisión también para poder disfrutar del peque porque al final esos momentos ya nunca volverán. Dicen que el dinero no da la felicidad, y quizá sea verdad, pero te da una tranquilidad que ya la quisiera yo para mi. Me alegro que ya estéis los 3 juntos. Besos a los 3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dilema de los papás, o te deslomas a trabajar para poder costearles todo o trabajas menos y poder disfrutar más de ellos... La vida es tan injusta a veces...

      Eliminar
  5. Pffff. Tuvo que ser duro tanto para ti como para ella (he leído su mensaje y me he emocionado).
    Me alegro que todo fuera mejor y sobre todo que tuvierais cabeza para decidir lo mejor para los tres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, menos mal que tuvimos algo de suerte y todo pudo cambiar. Gracias por tu comentario!

      Eliminar
  6. Leía el post y me estremecía sólo de pensar que hubiera tenido que pasar por algo así.
    La verdad es que debió ser muy duro y me alegra que por fin podáis estar la familia toda junta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, lo fue, al menos así lo viví. Muchas gracias por el comentario, un saludo!

      Eliminar
  7. Que historia!! Que fortaleza mostraron ambos y sobre todo el inmenso amor que se tiene como pareja y como padres. Que de ahora en adelante se sumen muchas alegrias a esta gran familia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario, un saludo!

      Eliminar
  8. Madre mía, qué duro! Yo vivo esa sensación constantemente desde que mi hija cumplió 3 años y me separé de su padre, cada vez que me tenía que separar de ella era horrible, nunca me he acostumbrado, ahora tiene 15 años ya y va y viene (a casa de su abuela, que su padre ná de ná), pero siempre me ha costado muchísimo separarme de ella. Cuando nació, fue como si estuviera sola, y ahora con el peque he vivido todo lo contrario: Un papá implicado al 100%, corresponsable con nuestro hijo y durante 12 años haciendo de padre de mi hija mayor...Así que ahora que ya has pasado esa experiencia tan dura, mira a tu hija y a tu mujer, abrázalas y disfruta, que por suerte ya nadie ni nada os podrá separar!! Un abrazo familia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que se sufre por los peques jejeje, muchas gracias por el comentario. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  9. Hola 😊 madre mía, que fuerte. Y increíble a la vez, lo que unos padres son capaces de hacer por amor a sus hijos. Sois unos valientes y esfuerzados. Nada de esto es fácil de vivir, pero vosotros lo habéis logrado, y con mucha alegría veo que ya estáis felizmente juntos como familia, así que a disfrutar de vosotros, de todo y cada uno de vosotros 😘 un besito a los tres ❤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, pusimos mucho esfuerzo para estar los tres juntos y así es en la actualidad por suerte jeje. Muchas gracias por tu comentario, un beso!

      Eliminar
  10. aayysss menos mal que ya estáis juntos! seguid así mucho tiempo!!

    ResponderEliminar