Tu hijo puede esperar

En este post vamos a hablar de un tema que seguro a más de uno le pasa, le ha pasado o ven a personas que le pasa a su alrededor. Los papás y mamás a veces tenemos que aprender también un poco de educación y tener en cuenta que nuestros hijos pueden esperar. Me refiero a ese incómodo momento en el que hablas con alguien y deja de prestarte atención para atender a lo que su hijo le tiene que decir, por muy estúpido que ésto sea.

Típica situación en la que un sujeto A y un sujeto B están hablando y contándose novedades en su vida. En un momento de la conversación, el hijo del sujeto A viene y le dice: "Mamá/Papá, me acabo de pasar el nivel 184 del Súper Mario en mi Nintendo 3DS". A lo que el sujeto A le contesta: "Muy bien hijo, ahora a por el siguiente". Una vez que el sujeto A ha prestado toda su atención a su hijo y le ha contestado pertinentemente vuelve a retomar la conversación con el sujeto B. La cara del sujeto B, mientras la conversación entre madre/padre e hijo ocurría se ha quedado con la conversación a medias porque era muy importante que el sujeto A atendiese a la demanda de su hijo inmediatamente.

Esta es la situación que más coraje me puede dar en la vida, a no ser que tu hijo en ese momento esté descubriendo una teoría revolucionaria para la humanidad, la cura contra el cáncer o esté pidiendo socorro por un gran peligro, no hay excusa para dejar de prestar atención a la conversación que estás manteniendo con otra persona. No es nada difícil terminar la conversación, o al menos la frase, y luego atender a tu hijo, no se va a morir por esperar un poco y la información no perderá calidad por recibirla 1, 2 o 3 minutos más tarde. Seguramente sea una niñería pero tiene que aprender que hay adultos hablando y que debe respetar un turno de palabra. 

Para mi es algo sencillo, educar a tu hijo en saber esperar pero no se puede hacer si te falta educación. Imagino que las personas lo hacen sin ninguna maldad e incluso no se darán cuenta pero deberían de hacerlo porque es algo muy feo. Cada cosa tiene su momento y no puedes estar cortando una conversación constantemente para atender a la chorrada de turno que se le haya ocurrido a tu hijo. Porque seamos realista, la mayoría de veces que te interrumpen una conversación es para llamar tu atención, para decir una chorrada o para pedir algo. 



Obviamente no te digo que le ignores pero con un simple aviso, un mensaje claro para comunicarle que en ese momento estás hablando y que cuando acabes le atenderás es suficiente. Es tedioso estar hablando con alguien y que la conversación se vea interrumpida porque no sepas hacer esperar a tu hijo, porque ellos son pequeños y no lo entienden, pero eres tú quién les debes enseñar. 

Tu hijo puede esperar, no pasa nada por no centrar tu atención únicamente en el niño, no le pasará nada por entender y aprender a no interrumpir las conversaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario